Leo, escucho y observo las reacciones de opinologos, actores políticos y ciudadanía en general sobre la consulta sobre el NAIM, opiniones a favor y en contra, económicas, sociales, políticas, ecológicas etc.

Yo nunca he visto una consulta pública como un examen de conocimientos o de aptitudes. No son útiles las consultas públicas para ayudar a un ejecutivo a decidir cuál de los aspirantes a un puesto ha llenado mejor el cuestionario y responde mejor al perfil que busca contratar.

No, la consulta es un ejercicio democrático que busca sentir el pulso popular, el sentir de los ciudadanos en torno a un determinado asunto y es algo trascendental e inédito en nuestro país. Por eso resulta ridículo el argumento de “no deberían votar por aeropuertos quienes no tienen conocimiento de aeronáutica” o “que no opinen los que no viajan en avión” porque entonces nadie podría votar por ninguna cosa, no podríamos elegir presidente, munícipes o diputados si no contamos con maestría en políticas públicas, experiencia de gobierno o conocimientos legislativos.

Alguien tendría que explicarles a los opositores a las consultas que no estamos buscando pilotos aviadores.
Me llama la atención que haya tantas voces que quieran ver la consulta con un odio purulento, que la miren con el asco que les provoca la comida podrida, pero lo entiendo, su frustración y coraje es que, ahora cuenta lo mismo la opinión del asalariado que la del rico de abolengo.

Y es que la consulta popular es democracia pura, que da el mismo peso al sentir de un obrero que a la de su patrón, que nos hace, por un momento iguales y a aquellos que están acostumbrados a mandar sin oposición, les molesta que se empodere la voz de las clases populares que históricamente han sido tomadas en cuenta muy pocas veces.

A mí me hubiera gustado que nos preguntaran a todos si estábamos de acuerdo en tragarnos la deuda de los banqueros en el Fobaproa y que mis hijos la siguieran pagando, o sobre la privatización de los ferrocarriles, la venta de los bancos y privatización de las carreteras, la venta de Telmex, y por supuesto el inicio de la construcción, costo y lugar del NAIM. Ejemplos sobran para demostrar que preguntarles a unos cuantos sabios en la materia en cuestión no es garantía de que no se tomen las peores decisiones. Más bien al contrario.

Sí, entiendo que la consulta tiene errores, defectos muchos, problemas técnicos a resolver, pero nació y cambió algo. El logro de la consulta no es la perfección matemática en la ubicación de las casillas ni el ejemplo de logística impecable, esas cosas ya se irán puliendo. Lo que se logró es que los ciudadanos entramos a un debate, y conocimos datos como que financian el aeropuerto con dinero de las AFORES de los trabajadores, sabemos que son 5 empresas las que llevan la construcción, que lleva dos años de retraso y al día de hoy lleva un sobre precio de casi un 50%, sabemos que el yerno de Slim es uno de los constructores y sabemos que cada año el mantenimiento por el hundimiento del aeropuerto costara 10 mil millones de pesos, hoy sabemos y sentimos, que los mexicanos que ya participamos y participaran decidirán algo importante de su patria, y a eso se acostumbra uno, luego los ciudadanos van a querer ser tomados en cuenta para más cosas, van a querer seguir opinando y si el gobierno sigue fomentando la participación, entonces el pueblo se va a acostumbrar a cogobernar, a decir lo que piensa y exigir que se le haga caso, por eso es fácil entender por qué se tiene tanto miedo a la consulta, sus temores los agrupan entorno a sus intereses, esto esta cambiando, acostúmbrense a la democracia, a que el pueblo tenga voz, a dejar de decidir en lo obscuro y con la cúpula, la Cuarta Transformación es gobernar consultándonos a todos por todo.

Apunte 1: Como para que votar varias veces con el afán de cambiar el resultado, aunque se busque inducir un resultado la gente ya se enteró, tiene una opinión y estará atenta a lo que suceda, Texcoco o Santa Lucia.

Apunte 2: La cancelación del Tren Mexico-Queretaro resultado del escándalo de la Casa Blanca no fue mal vista por los mercados internacionales, no hay por qué pensar que la cancelación del aeropuerto de Texcoco en las mismas condiciones obscuras de corrupción sea mal vista por las inversiones internacionales.

Apunte 3: Urge la modernización y crecimiento de 3 aeropuertos, Guadalajara, Monterrey y Cancún, eso seria incentivar el turismo y fortalecer los polos de desarrollo turístico y económico del país.

Impactos: 1333

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por EDG
Cargue Más En La opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Mecánicos rechazan verificentros

Los mecánicos no son precisamente un gremio estimado por la sociedad. Pero es evidente que…