Los priistas deberían atender ese sabio consejo que alguna vez expresó el dirigente del Comité Directivo Estatal Ramiro Hernández y dejar de hacer rabietas por los “judas” que abandonan su partido.

¿Qué tanto puede perder el PRI con la salida de Antonio Rocha Santos o del tal Rubén Vázquez?

¿De verdad estos personajes tienen peso político?

¿Alguien los vio abanderando una causa social?

¿Alguien más allá de los pasillos del PRI los conoce?

Al PRI Jalisco lo mejor que le puede pasar es que de una vez por todas se vayan los que se tienen que ir a disque buscar el sueño dorado en otro partido.

Cada día que pasa en el PRI sin una estrategia para recuperar la confianza ciudadana va en detrimento de su esperanza de volver a posicionarse como la fuerza política que un día fue.

Impactos: 44

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por EDG
Cargue Más En La opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Mecánicos rechazan verificentros

Los mecánicos no son precisamente un gremio estimado por la sociedad. Pero es evidente que…