El pasado 23 de abril del año en curso, la Cámara de Diputados recibió de golpe a lo que podemos llamar una bala perdida, es decir una nueva propuesta de reforma que de ser aprobada colgará como cuadro de exhibición al Poder Legislativo.

Se trata de una iniciativa en el paquete Presupuestal mismo que será manejado, administrado y gastado de manera libre por el presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador.

La iniciativa que AMLO envió busca reformar la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria para que su artículo 21 quede de la siguiente manera:

“En caso de que se presenten emergencias económicas la Secretaría (de Hacienda) podrá reorientar recursos asignados en el Presupuesto de Egresos para destinarlos a mantener la ejecución de los proyectos y acciones prioritarias de la Administración Pública Federal”.

Al ser aceptada, se anula toda facultad de la Cámara de Diputados en materia presupuestal, así como todo lo que los diputados discutan, acuerden y voten se irá a la basura.

¿Pero por qué llamarle dictadura si esto es tan solo una propuesta?, Simple y sencillamente porque dicho proyecto de reforma fue presentado por el propio López Obrador, el cual no posee la facultad de hacerlo, siendo la propia Constitución quien prohíbe en su artículo 49 la posibilidad de un mismo poder ejecutar tareas de dos poderes distintos, ya que el presupuesto corresponde al Poder Legislativo y no el Ejecutivo.

Con ello, el presidente de México busca eliminar fondos metropolitanos a estados y municipios, son 6 billones de pesos los que nuestro presidente quiere administrar a su antojo, dejando a un lado necesidades básicas e indispensables de la población.

Esta aberración no puede llamarse de otra manera más que dictadura, el representante social no puede ser llamado presidente de una nación sino, dictador; mismo dictador que pretende pasarse por encima la Constitución, burlando además al pueblo mexicano, traicionando a sus fieles chairos y por si fuera poco robando la riqueza de un país porque al ser aprobada dicha iniciativa López Obrador estaría cometiendo el delito de peculado, mismo como lo marca nuestra Constitución, articulo 126; No podrá hacerse pago alguno que no esté en el presupuesto previamente votado, es decir lo que no fue votado y decidido el año pasado queda prohibido gastarse en este.

Sin más preámbulos, en corto tiempo el presidente de México cada vez demuestra su poca credibilidad, inexperiencia, ignorancia y falta de criterio que tiene para representarnos a los mexicanos, Andrés Manuel López Obrador es sin duda, la copia barata de un tirano incompetente.

 

La imagen puede contener: 1 persona

Luis Jesús González

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por EDG | Redacción
Cargue Más En La opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Ya se fue Macedonio Tamez y el fiscal ¿Gerardo Solis para cuándo?

Sale Macedonio Tamez Guajardo de la Coordinación de Estrategia en Seguridad Pública para e…