Inicio Reportaje Una droga chino-mexicana: la China White

Una droga chino-mexicana: la China White

9 minuto leer
0
0
333

Infobae

Quienes han recorrido la parte alta de la Montaña de Guerrero saben que encontrarán, en algún momento, un tapiz de flores rojas y blancas que salta y se extiende en el campo. Es la flor de la amapola cultivada por los campesinos de la más pobre sierra del país, que produce la base para una de las drogas más consumidas en el mundo: la heroína.

La hay negra (o más bien café) y blanca. De México, Colombia y China. Y ahora además mezclada con una sustancia química conocida como furanil fentanil que ha dado origen a la segunda generación de “China Blanca” o China White, como le llaman en Estados Unidos (antes el término servía para distinguir la heroína blanca colombiana o china, de la “negra” mexicana).

Esa droga está entrando por todas las arterias de Estados Unidos y gana adeptos en México al combinar bajo costo y potencia: cuesta entre 7 y 10 dólares la dosis que se vende en pastilla o polvo y es hasta 50 veces más potente por el efecto del fentanilo, un analgésico muy adictivo que la medicina utiliza con prescripción para enfermos de cáncer.

En una entrevista publicada por Rolling Stone, el doctor Wilfrido López-Ojeda, profesor de ciencias biomédicas de la Universidad de Florida Central, explicó que en su origen la “China Blanca” pudo ser una mezcla del fentanilo original con algunos residuos de heroína y cocaína. Así “empezaron a referirse a esto como un producto más puro”, dijo.

Y más rentable para los cárteles. Un kilogramo de fentanilo tiene un costo aproximado de 5.000 dólares y con esa cantidad es posible fabricar hasta 1 millón de pastillas que son vendidas a 10 dólares cada una.

Eso significa ganancias por 10 millones de dólares, de acuerdo con información compartida en una conferencia bilateral de especialistas químicos y forenses en México, en mayo de 2017.

Allí también estuvo Roberta Jacobson, ex embajador de Estados Unidos en México, quien habló del poder letal del fentanilo y su impacto en la sociedad estadounidense. “Está causando un número de sobredosis sin precedentes y matando a personas de todas las edades”, aseguró.

Jacobson dijo que en 2015, en su país, más de 33.000 personas habían muerto a causa de sobredosis por opioides. No se refirió a alguna droga en particular, pero llamó la atención sobre el aumento de la cifra, porque esas muertes significaban un incremento de 77% con respecto del año anterior.

Según los especialistas, el furanil fentalino es tan potente que es casi imposible revertir los efectos de una sobredosis.

Desde el primer trimestre de 2020 el mundo ha vivido prácticamente en un encierro ante la amenaza del COVID-19. El silencio se ha convertido en el escenario perfecto para que una sustancia química producida en China esté cambiando para siempre la vida en México y Estados Unidos.

En el escenario del tráfico de fentanilo, China pone la materia prima, los cárteles mexicanos, la mano de obra, y Estados Unidos, los muertos.

La ecuación que resume esta cadena de hechos es muy simple: empresas chinas exportan sin control a México el precursor para abastecer a los cárteles del narco, quienes lo procesan y trafican para su distribución hacia EEUU, donde ha aumentado drásticamente el número de muertes relacionadas con el fentanilo.

El último reporte nacional sobre el estado de las drogas realizado por el Gobierno norteamericano advierte que las muertes por opioides en Estados Unidos han aumentado drásticamente en los últimos años. En 2016 el número de decesos relacionados con este tipo de estupefacientes era de 19.413, pero para 2017 aumentó a 28.466 casos.

Otro dato revelador que señala el informe es el de las pruebas realizadas en laboratorios forenses relacionadas con fentanilo. En 2004 el número era de 389 casos, para 2017 pasó a 56.530 expedientes.

En septiembre de 2020, el Ministerio de Defensa de México (SEDENA) dio a conocer las cinco rutas por las que el fentanilo llega a Estados Unidos: vía China-Alaska; China-Canadá, China-México; India-México.

En el caso de México, ya sea desde China o India, la droga entra por el Pacífico a los Puertos de Manzanillo, en Colima, y Lázaro Cárdenas, Michoacán, y de ahí se dirige a estados como Baja California, Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Sonora desde donde se distribuye al resto del país y se trafica a Estados Unidos en camiones donde las píldoras están escondidas entre estas mercancías o en las llantas de camiones de carga u otro tipo de vehículos.

Su traslado una vez procesado es tan sencillo que cualquier persona que cruce la frontera caminando puede llevar miles de pastillas.

La droga también llega a EEUU a través de los túneles que los cárteles han construido a lo largo de la frontera mexicana por donde al año trafican con millones de dólares en sustancias ilícitas.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Redacción EDG
Cargue Más En Reportaje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

190 mil muertos covid pudieron evitarse en México: IGHS

Si México hubiera tenido un desempeño promedio en el manejo de la epidemia de Covid-19, se…